Agosto 17, 2004

IGLESIA CATÓLICA PIDE TOTAL CLARIDAD EN RESULTADOS

La Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) mostró hoy su "enorme preocupación" por las dudas surgidas en torno al referendo celebrado el pasado domingo y llamó a un diálogo sincero que lleve a la reconciliación. El presidente de la CEV, Baltazar Porras, manifestó desde Caracas a la radio colombiana Caracol que "ciertamente existen muchas dudas con respecto a los resultados" del referendo, en el que, según cifras oficiales, los venezolanos ratificaron en el cargo al presidente Hugo Chávez. El arzobispo de la ciudad de Mérida, anunció que en las próximas horas la iglesia Católica de su país pedirá, para "ir por los caminos de la reconciliación y el reencuentro de los venezolanos (...), disipar todas las dudas que han estado acompañando a la sociedad venezolana y a un buen sector (de la población) a lo largo de estos últimos años".

Porras señaló que el referendo no sólo debe significar "el triunfo de una parte sobre la otra, sino la posibilidad de la reconciliación del país". Manifestó su preocupación porque el futuro no sea "de paz y tranquilidad, sino de mayor inestabilidad". Afirmó que aunque el Consejo Nacional Electoral (CNE) es, por ley, el órgano competente para que dé garantía y transparencia a las votaciones, "de todos es sabido que a lo largo de estos últimos años son muchos los cuestionamientos" sobre ese organismo "por el control casi absoluto" que tienen en él los representantes de oficialismo.

"Vemos en esto una situación más de inestabilidad, cuando la gran demostración que ha dado el pueblo venezolano es la de querer buscar caminos de paz" para superar la pobreza, para aumentar el empleo, para que haya "un ámbito de libertades mayores con la ayuda de unos poderes públicos, que deberían ser autónomos, pero lamentablemente no lo son", puntualizó el prelado.

Aseveró que la "enorme preocupación" que hay en Venezuela no sólo proviene de "gente que podríamos llamar opositora, sino de gente que tiene afinidades con el oficialismo, pero que ve que la convivencia desde el nivel familiar hasta los altos niveles, está fracturada". Sobre el aval al triunfo de Chávez de los observadores internacionales -el Centro Carter y la Organización de Estados Americanos (OEA)-, afirmó que en esta ocasión, "a diferencia de lo que se hizo en otros procesos, hubo una serie de aspectos a los que no tuvieron acceso directo" los veedores. "Las dudas vienen desde antes, porque no se permitieron auditorías previas, auditorías en caliente, y muchos otros aspectos", como el hecho de que la noche anterior al referendo, "en muchas mesas electorales fueron cambiadas muchas de las personas que las conformaban". "Los veedores lo que vieron fueron las actas que salen de la máquina y lo que transmitieron fue exactamente eso", indicó Porras.

Sobre el llamamiento de Chávez a un diálogo nacional una vez se conocieron los resultados, Porras subrayó que "no es la primera vez que se ha llamado a un diálogo que después no resulta tal y por eso se necesita de un diálogo con una agenda muy clara".

Fuente: Agencia EFE /www.2001.com.ve

Publicado por Nelson Amaral Duarte em Agosto 17, 2004 05:15 PM
Comentários